Nueva denuncia a Google

Google Street View denunciada por vulnerar la Ley Orgánica de Protección de Datos

El gigante norteamericano Google acaba de recibir una nueva denuncia en relación con su servicio Street View por vulnerar la ley de protección de datos. Desde la aparición del servicio como un extra más en su sistema de cartografía conocido como Google Maps, las imágenes recogidas a lo largo y ancho del globo han suscitado multitud de polémicas por la captura gratuita de personas, establecimientos, lugares y así un sin fin de datos recopilados que cuentan con sus propios derechos de imagen y difusión.

Google Street View Cars

El problema no es otro que el que Google posee libertad absoluta para capturar, difundir y emplear bajo sus propios fines multitud de imágenes que no han sido consentidas a priori. Un hecho que en España choca de manera directa con la normativa que regula el hecho de obtener imágenes y vídeo en lugares públicos sin consentimiento expreso. La polémica no es nueva, y en multitud de países donde el servicio Street View ha entrado en funcionamiento, las denuncias y confrontaciones han saltado a la palestra.

Entre los datos recopilados que más trasfondo tienen en la denuncia, se habla de rostros de personas y matrículas de vehículos que pueden ser fácilmente reconocidas al navegar a través de Google Street View. Un hecho que levanta muchas ampollas entre los afectados debido al desconocimiento total de haberse vistos incluidos en dichas imágenes, añadiendo además el agravante de que Google no ha procedido de ningún modo a implementar algún tipo de solución que dificulte el reconocimiento de este serie de datos de carácter privado.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ya cuenta en su haber con diversos detalles sobre actuaciones de Google con anterioridad. Uno de estos hechos es la falta de inclusión, en el registro de la propia agencia, de todo el material recopilado por Google desde el año 2008 en relación al funcionamiento de Street View en nuestro país. Sumando este hecho a otro de los frente abiertos con motivo del uso de redes WIFI abiertas para capturar, sin consentimiento, datos referidos al posicionamiento de los vehículos que se dedican a capturar imágenes.

No hay duda de que el asunto pretende arrojar bastantes titulares, y no solo en España viendo la repercusión de los actos de Google. Como servicio no cabe la menor duda de que ofrece un nivel de información muy alto cuando pretendemos reconocer la calle que es nuestro destino, la utilidad es indiscutible cuando nos ofrece una imagen medianamente actualizada del lugar al que pretendemos llegar. Sin embargo, el hecho de poder reconocer matrículas, rostros, y demás información privada pone de manifiesto algunos peligros potenciales para los únicos y verdaderos propietarios de dicho contenido.

Fuente: elmundo.es
Imagen: rtve.es

Comentarios cerrados.