Rafael Marquina y 1961

Es uno de los productos más emblemáticos del diseño español y por eso el más copiado. Otra forma de reconocimiento; de morir naciendo. Producto-Esencia del Mediterráneo y del mejor diseño español, que es catalán.

Aquí se resuelve un gran problema: el goteo. Recuperando, además, hasta la última gota, sin dejar mancha y sin necesidad de asa. Genial. Simple y clara. Bella y funcional.

Las aceiteras (o vinagreras) del gran Rafael Marquina, proyectadas en 1961, son prueba ejemplar del buen diseño que se sostiene en un trípode: función-belleza-evolución.

Comentarios cerrados.